Meditación “Para los que amé y me amaron”

niña luz camino flores

Cuando me vaya,

déjenme ir.

No se aten a mí

con lágrimas.

Por los hermosos años

que vivimos juntos,

démosle gracias a Dios.

Si tienen que llorar,

dejen que la fe en Dios

conforte su pena.

La vida sigue adelante,

yo estaré cerca,

sentirán el calor

de mi amor

en sus corazones.

Y cuando ustedes

tengan que viajar

por este camino,

yo los recibiré

con una sonrisa

y les diré:

“¡Sean bienvenidos,

nunca más nos separaremos!”